Ariel Umpièrrez

Qué Nuevo Orden Mundial?

Qué Nuevo Orden Mundial?

La pregunta del momento es: tal y como lo conocemos el capitalismo podrá sobrevivir en el post Coronavirus? 

Nadie lo sabe aún. 

Pero muchos son los que hablan de un Nuevo Orden Mundial que significará el paso a una “etapa superior” del capitalismo. Y lo justifican diciendo que el sistema actual necesita correcciones de fondo que permitan prevenir o mitigar los efectos de nuevas catástrofes y conflictos. 

En honor a la verdad, la idea de un Nuevo Orden Mundial no es nueva. Autores como Thomas More en su  libro ”Utopia» publicado en 1516, Francis Bacon con su “La Nueva Atlantis” de 1627, Aldous Huxley en su “El mejor de los mundos” publicado en 1932 imaginaron un mundo super conectado, “integrado”, gobernado por una élite poderosa frente a una población sumisa y “nómada» (More proponía que nadie podría residir más de 10 años en un mismo lugar).

Más recientemente el ex Presidente francés Nicolas Sarkozy, el ruso Vladimir Putin y hasta el chino Xi Jinping han repetido que el advenimiento de un Nuevo Orden Mundial es inexorable. El pensador francés Jacques Attali y gran teórico del NOM propuso que la capital de ese Gobierno Mundial deberia ser Jerusalem.

Según los más perseverantes ideólogos, el Nuevo Orden Mundial tendrá que:

  • Acelerar la integración entre los países y regiones, eliminando las fronteras
  • Rechazar los nacionalismos/regionalismos
  • Favorecer el “mestizaje» entre poblaciones de culturas diferentes 
  • Promover el desarraigo social y geográfico de las poblaciones, estimulando el nomadismo cultural y la “virtualidad social»
  • Establecer un gobierno mundial
  • Crear una moneda única (que no será el dólar)
  • Dar mayor preeminencia a la ciencia y a la tecnología, y por ende a los “expertos» por encima de los políticos
  • Fundar una nueva moral basada en el individualismo extremo, en el “tribalismo”, en los intereses de los grupos comunitarios, y en una ilusoria “vida eterna” (transhumanismo)
  • Profundizar el “diálogo inter-religioso” para fundar una religión unica y global.

La segunda pregunta que surge entónces es: quién saldrá ganando en este Nuevo Mundo?

Tratándose de un proyecto sumamente ambicioso de carácter mesíanico, de concretarse conducirá a que una élite iluminada gobierne el mundo. Esa élite saldrá de las mismas filas de la élite que nos ha conducido a las súper crisis financieras, económicas, a guerras y a conflictos a repetición desde hace 75 años.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn